¿Qué es y para qué sirve el Rábano Yodado?

Rabano yodado
    
El rábano yodado, también conocido como jarabe de rábano, es un suplemento dietético muy elogiado por sus propiedades medicinales. En la mayoría de los casos este producto se suele comercializar como energizante o como estimulante del sistema linfático, pero se ha observado que el rábano yodado puede tener otros beneficios saludables.
¿Para qué se usa el rábano yodado? ¿A qué se deben sus propiedades?
El poder de este suplemento radica en su alta concentración de ciertas vitaminas, compuestos y minerales esenciales. El extracto de rábano (extracto de semillas de rábano picante) es el ingrediente principal, pero la preparación es enriquecida con yodo, generalmente añadido como yoduro de potasio que se suele utilizar en combinación con los medicamentos llamados anti-tiroideos para regular la producción y secreción de hormonas tiroideas. También se ha observado que tiene acción expectorante, de ahí que ayude a aflojar las flemas atrapadas en las vías respiratorias.
Otro dato a considerar es que el rábano yodado suele ser muy rico en calcio, potasio, vitamina C y vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B6 y B12). Esto incrementa aún más los beneficios saludables del jarabe.
 
Rabano
  
Dependiendo del producto y los ingredientes específicos puede indicarse para diferentes condiciones; sin embargo, estos son sus 11 usos más generales:
  1. Elevar niveles de energía y despertar el apetito.
  2. Fortalecer el sistema inmunológico.
  3. estimular el funcionamiento del sistema linfático para limpiar la sangre y desintoxicar el organismo.
  4. Aliviar los síntomas del resfriado y la gripe con acción expectorante.
  5. facilitar la respiración en caso de problemas pulmonares crónicos.
  6. Prevenir y combatir la deficiencia de calcio 
  7. Prevenir infecciones comunes ya que tiene propiedades antivirales y antibacterianas. 
  8. Ayudar a regular el sistema endocrino, la función de la glándula tiroides y el metabolismo. 
  9. Mejorar la salud y apariencia de la piel. Muchos recomiendan el consumo o la aplicación directa del rábano yodado, ya que ayuda a desvanecer manchas y cicatrices, elimina toxinas, combate el acné y alivia el eczema.
  10. Favorecer la absorción del hierro para prevenir la anemia. 
  11. Promover la proliferación de bacterias beneficiosas en el intestino. 

Este complejo vitamínico se toma por vía oral, siguiendo siempre las indicaciones del fabricante o las recomendaciones de tu médico. Es importante prestar atención a las posibles especificaciones de uso que normalmente aparecen en el empaque. En caso de olvidar una dosis de rábano yodado, es recomendable tomarla apenas lo recuerdes. Si ya se acerca la hora de la próxima dosis, simplemente omite la dosis olvidada, espera y sigue con el horario habitual. Nunca tomes 2 dosis de este jarabe al mismo tiempo, ni agregues dosis adicionales.

Al igual que cualquier otro suplemento, el rábano yodado puede causar efectos secundarios y estar contraindicado en algunos casos. Entre los principales síntomas adversos están:

  • Reacción Alérgica (erupción en la piel, comezón, urticaria, dificultad para respirar o tragar, hinchazón, etc) 
  • Diarrea y/o vómito 
  • Exceso de gases 
  • Dolor estomacal 
  • Sabor inusual en la boca 

No se recomienda el uso del rábano yodado en personas que: 

  • Tienen antecedentes de hipersensibilidad al yodo o yoduro de potasio 
  • Son alérgicas al rábano 
  • Padecen una condición crónica de salud (insuficiencia renal o hepática) 
  • Menores de 3 años 
  • Con problemas de tiroides (hipertiroidismo, hipotiroidismo, bocio) 
  • En embarazo o lactancia 
  • Con condiciones crónicas en la piel 
  • Bajo tratamiento médico 
  • Con sensibilidad o alergia a la tarazana (colorante alimentario) 

Dejar un comentario